All for Joomla All for Webmasters

Noticias

El número de presos políticos en Cuba se duplicó en 2017

(Foto de archivo)

Hoy, la bloguera cubana Yoani Sánchez, publicó en su cuenta de tuiter: “El activista Agustín López Canino fue arrestado este viernes después de un registro policial en su vivienda. Fuentes familiares aseguran que sigue detenido en la estación de Santiago de las Vegas, al sur de La Habana”.

El pasado domingo fue otro más de represión contra las Damas de Blanco. La líder Berta Soler dijo a Radio Martí que los arrestos buscan disminuir la cantidad de activistas en las calles de la isla. Un número indeterminado de disidentes fueron detenidas entre 24 horas y 96 horas. Algunas de las mujeres fueron multadas por supuestos delitos como desorden público o por violar el dispositivo de la Seguridad del Estado. “Son cosas inventadas por el Departamento de Seguridad del Estado que ordena a la Policía Nacional Revolucionaria que lo ponga”, explicó Soler.

El opositor que más está padeciendo la saña del régimen es Eduardo Cardet, líder del Movimiento Cristiano Liberación, encarcelado dese hace año y medio y acosado hasta detrás de los barrotes.

El número de presos políticos en Cuba se duplicó en 2017 y llegó a 140, según un informe de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional. En 2016, la cifra era de 70. La ONG reportó “140 condenados o procesados por motivos políticos o internados bajo condicionamientos políticos”. Además, dio cuenta de 11 agresiones físicas, 9 casos de hostigamiento y 2 “actos de repudio”, aunque no explica a qué se refiere con esta clasificación.

Distintas fuentes aseguran que en Cuba se ha visto una “mutación” en la represión política y que ahora esta es “más extendida, más selectiva y menos ruidosa”.

Igualmente, del último Informe sobre Libertad Religiosa en Cuba, publicado en diciembre por el Instituto Patmos, se desprende que las perspectivas no son nada halagüeñas.

Los presos de conciencia cubanos son hombres y mujeres de todas las razas y edades. Algunos han sido sentenciados explícitamente por razones políticas, como “propaganda enemiga” o “desacato a la figura del Comandante en Jefe”, mientras que otros han sido acusados de delitos comunes ficticios de manera que ocultan las verdaderas razones por su cautiverio.

Un panorama desolador para los que anhelan la libertad desde las prisiones. No obstante, Raúl Castro dice que dejará el poder en abril próximo, aunque quienes velan por los derechos humanos opinan que debería otorgar una completa amnistía a todos los presos políticos cubanos antes de entregar el mando a su sucesor.

El P. Alvarez Devesa, uno de los tres sacerdotes que han escrito a Raúl Castro pidiendo elecciones libres en Cuba lo antes posible, acaba de exponer algunos criterios que vale la pena conocer. El párroco en Camagüey está esperanzado con su primera pequeña victoria: hace unos días, pudo entrevistarse en Roma con el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede. Declara que “Los opositores sufren buscando otros caminos para mejorar Cuba. Muchas veces es el sufrimiento es el que ayuda a comprender la realidad. Por lo tanto, hay que escucharles”. Y pidió claramente, en reciente entrevista: “Un encuentro del Papa con opositores puede ayudar”.

En Cuba, soplan nuevos vientos con la llegada del nuevo Arzobispo de La Habana, Don Juan García, quien ha desarrollado “estilo pastoral distinto” que ya marca diferencias y contagia a varios obispos. El pasado 24 de Enero se cumplió el vigésimo aniversario de la visita de Juan Pablo II a Cuba y el P. Álvarez aprovechó la coyuntura para asegurar que en 1998, debido a esa presencia de Juan Pablo II, se produjo un salto cualitativo.

“Después, no ha habido progreso significativo en la materia, entiéndase que sea disfrutado por la Iglesia como Pueblo de Dios, por los católicos de Cuba, que son parte además de un pueblo”, precisó. La falta de libertad también hace sufrir a los católicos.

Detalló la actual realidad de esta manera: “Penosamente no tenemos la posibilidad de ejercer la libertad como quisiéramos: por ejemplo, todas las escuelas católicas permanecen cerradas. Y no es solo que nos devuelvan el edificio, sino la posibilidad de la educación, la libertad para visitar presos tampoco es total, tampoco podemos edificar templos nuevos, tampoco podemos adquirir propiedades, nos golpe el no acceso libre a los medios de comunicación social, no hay internet libre. De eso se trata cuando pedimos libertad religiosa en la carta”.

Un gran contraste con la noticia que llega desde Washington para permitirnos apreciar lo que pueden hacer los mismos cubanos, que comparten tradición y raíz, cuando el sistema de libertades ofrece posibilidades: “Cubanoamericana nombrada directora de comunicaciones en La Casa Blanca”.

Se trata de Mercedes ‘Mercy’ Viana Schlapp quien sustituye a Hope Hicks. Desde hace muchos años reside en Washington y es hija del prisionero político cubano, José Viana, quien estuvo encarcelado en la isla por 6 años. Tiene 45 de edad y es madre de cinco hijas, lo cual no le impidió graduarse en la Universidad Internacional de la Florida, obtener una Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad George Washington y realizar una exitosa carrera como madre, esposa del líder de la Unión Conservadora Americana, Matthew ´Matt´ Schlapp, y coronada ahora con este nuevo reto.