All for Joomla All for Webmasters

Noticias

El OCDH pide al nuevo Gobierno de España apoyo a la democracia y los derechos humanos en Cuba

Josep Borrell (i) y Pedro Sánchez (d). (LA RAZÓN)

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), con sede en Madrid, envió este jueves una carta al nuevo presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, a quien le solicitaron "apoyo hacia la causa de la democracia en Cuba" y hacia "el respeto a los derechos fundamentales" en la Isla.

El OCDH "ha visto con preocupación, en los últimos 15 años, el deterioro del papel de España en la tradicional defensa de los derechos humanos en Cuba. Creemos firmemente que es compatible defender los intereses españoles en Cuba y al mismo tiempo los derechos fundamentales de los cubanos", señala.

Para la organización del exilio, "la transición española hacia la democracia representa un ejemplo para los demócratas cubanos" y confía en que el nuevo Gobierno "se muestre contundente frente a las violaciones de los derechos humanos en Cuba".

"La sucesión presidencial ocurrida en Cuba no ofrece la más mínima garantía para la democratización del país. Si no existe un mayor nivel de exigencia internacional, será improbable que el Gobierno de Miguel Díaz-Canel mejore la grave situación de derechos humanos", sostiene.

Pide que "España contribuya a moderar el peligroso optimismo de las instituciones europeas en relación con los acuerdos firmados con La Habana" y considera que "la posición europea debe ser, en primer lugar, de exigencia hacia el respeto a los derechos fundamentales en Cuba, sin perjuicio de las políticas constructivas que puedan llevarse a cabo".

Lamenta que, contrariamente, "la apuesta europea de los últimos años ha sido de espaldarazo al régimen imperante en Cuba y ninguneo hacia la oposición democrática".

"Las consideraciones económicas o geopolíticas no deberían ser las únicas a tener en cuenta", opina el OCDH.

Esperan de Sánchez "el apoyo hacia la causa de la democracia en Cuba" y se muestra "dispuestos a colaborar con cualquier información que requiera su Gobierno sobre la situación cubana".

"Su ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, conoce de primera mano el trabajo de la oposición democrática cubana, debido a sus responsabilidades anteriores en el Parlamento Europeo", concluyen su misiva, en la que el OCDH desea éxitos al nuevo presidente del Gobierno español.

El jueves el movimiento femenino opositor Damas de Blanco envió otra carta a Borrell, a quien transmitieron "inquietudes sobre la situación" en Cuba con respecto a los derechos humanos.

"El Gobierno cubano acaba de anunciar la elección de una comisión que será la encargada de la anunciada Reforma Constitucional bajo la supervisión directa de Raúl Castro, y queremos pedirles que estén especialmente atentos", solicita.

Las Damas de Blanco recuerdan, como decía un comunicado recientemente publicado por el OCDH, que "cualquier reforma de la Constitución cubana debe de contar no solamente con una amplia participación y consenso, sino que además debe de tener en cuenta la pluralidad democrática, política, social y cultural de la sociedad cubana, y debe por tanto recoger la totalidad de los derechos inalienables del ser humano y, asimismo, establecer los medios o instrumentos concretos para garantizar y defender dichos derechos(…)"

"La piedra angular de este problema parece residir en la revocación de la supremacía del Partido Comunista como órgano rector del país (ART. 5),  asunto que no figura en la agenda política del Gobierno sino todo lo contrario según las últimas manifestaciones públicas", lamentan.

El movimiento opositor al gran "poder de influencia" del Gobierno cubano, que "ha sido el causante de la desestabilización política en América Latina, desde mediados del siglo XX hasta nuestros días" y cita como ejemplos lo que se vive en Venezuela y en Nicaragua.

En la misiva dirigida al nuevo ministro de Exteriores, la representante de las Damas de Blanco en España, Blanca Reyes Castañón, alerta que esa "influencia" también ha alcanzado al continente europeo.

"Llegué a España en 2005 con mi esposo Raúl Rivero, Prisionero de Conciencia de la Primavera Negra de 2003 gracias a las gestiones del Gobierno español. He representado a las Damas de Blanco en Europa y he vivido en España durante muchos años", señala.

"Me ha preocupado mucho comprobar que los CDR, Comités de la República en Cataluña, responden no solo por sus iniciales, sino por su estructura paramilitar, a los procedimientos empleados por los Comités de Defensa de la Revolución Cubana, que utilizan la violencia y la manipulación, para desestabilizar y amedrentar a la sociedad , en aras de lograr los objetivos que legítima y legalmente nunca conseguirían alcanzar. Conocemos sus nefastas consecuencias que no deseamos para otros", puntualiza.