All for Joomla All for Webmasters

Premio Sajarov

Parlamento Europeo

Nadia Murad, víctima del EI, pide crear un tribunal especial que los juzgue

Mujeres yazidíes combaten al Estado Islámico Foto: Yezidi YBS Fighters Wikimedia CC BY 2.0

La joven yazidí de origen iraquí Nadia Murad, víctima del Estado Islámico (EI) y ganadora del premio Sájarov 2016, pidió hoy un tribunal especializado que juzgue a los responsables de los crímenes cometidos por ese grupo terrorista en Siria e Irak.

"Espero que haya una corte que juzgue a los responsables", dijo la joven en un encuentro con la prensa al margen de una conferencia organizada por Naciones Unidas en Viena sobre la Prevención de Crímenes y Justicia Penal.

A través de un intérprete, Murad expresó su agradecimiento a que muchos países hayan reconocido como "genocidio" los crímenes contra los yazidíes, cristianos y otras minorías en Oriente Medio.

Sin embargo, criticó que todavía no se hayan adoptado medidas concretas para mejorar la situación de las minorías ni para enjuiciar a los responsables por estos crímenes.

La iraquí, nacida en 1993, fue secuestrada por el EI en agosto de 2014 junto a otras 63 mujeres de Sinyar, su localidad natal situada al norte de Irak, a unos 120 kilómetros al oeste de Mosul.

A continuación, fue vendida como esclava sexual, luego torturada y violada sistemáticamente, hasta que logró escapar tres meses más tarde, en noviembre de ese mismo año.

Algunas de las mujeres que estuvieron con ella consiguieron ser rescatadas desde entonces, pero otras muchas siguen retenidas casi tres años después del secuestro, recordó hoy Murad.

"El Estado Islámico no cree en la libertad y tampoco concede la libertad a las chicas", denunció la joven yazidí, quien es embajadora de buena voluntad de la ONU para la dignidad de supervivientes de la trata de personas.

El mismo año de su secuestro, Murad había perdido ya a su madre y a seis de sus hermanos, todos asesinados por los yihadistas.

"El Estado Islámico nos esclaviza y destruye nuestras vidas", denunció Murad, quien vive en Alemania, donde le concedieron asilo.

El grupo yihadista ha secuestrado a más de 6.500 yazidíes, la mayoría de ellos menores de edad.

Alrededor de 1.300 de ellos fueron asesinados, lo que dejó a miles de personas huérfanos y viudas, relató hoy la joven iraquí, nominada al Premio Nobel de la Paz en 2016.

El mayor deseo expresado hoy por Murad es poder acabar con la guerra, aunque reconoció que esa esperanza la han perdido casi todos los yazidíes y cristianos de Irak y Siria que, tras ser obligados a huir, no quieren volver a sus países de origen.