Las manifestaciones de estas disidentes se hacen cada vez más frecuentes en La Habana (Foto: Ernesto Mastrascusa / EFE)

Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, habla de la importancia de elecciones libres en la isla

Tras la muerte de Fidel Castro, la opositora Berta Soler afirma que en el mundo “hay un dictador menos”, que Raúl Castro representa la continuidad de su hermano y que los cambios en Cuba deben ser empujados “desde adentro” por los cubanos en elecciones libres.

La líder de las Damas de Blanco recibió a EL TIEMPO en su casa sede del popular barrio de Lawton, al suroeste de La Habana, durante los nueve días de duelo nacional por la muerte del líder de la revolución.

La esposa de Ángel Moya –uno de los excarcelados por la mediación del cardenal Jaime Ortega y el Gobierno de España–, vestida de impoluto blanco, afirma que no le desean “la muerte a ningún ser humano”, pero que están “contentas porque Fidel es un dictador menos sobre la Tierra y uno menos en Cuba, aunque todavía queda su hermano Raúl”.

Soler admite que “hay personas que realmente lo sienten como un padre, pero que en Cuba “se vive con doble moral y con mucho miedo”.

“Vi en la televisión a una muchacha decir que prefería que la mataran en la esquina antes de perder al Comandante. Eso es mentira. ¿Querer morir por un hombre que no te dio la vida? ¿Y por tu padre y tu madre continúas viviendo? Si en las familias se muere alguien unos guardan luto, otros no”, agrega.

La dama de blanco lo atribuye al “adoctrinamiento desde las escuelas”. Opina que la “despedida no fue tan espontánea” y que desviaron el transporte público, por lo que no se podía ir a ningún lugar.

“Te ponían en diferentes puntos los buses para que fueras allí. Si te lo ponen, no puedes tomar bebida, no puedes bailar, qué vas a hacer, pues vas para allí, como se ha enseñado. Si tienes que firmar un libro, no importa”.

Preguntada por el futuro de la agrupación que lidera, la disidente cubana es contundente: “Vamos a continuar”.

Recuerda que llevan 13 años exigiendo la libertad, primero de los 75 esposos, padres o hijos condenados en la llamada ‘primavera negra’ del 2003 y, tras su excarcelación en el 2008, continúan como activistas por los derechos humanos en la isla abogando por “la libertad incondicional de los aproximadamente 115 presos políticos; 80 documentados, pero entre 30 y 40 en libertad condicional”.

En los 80 domingos que lleva la campaña ‘Todos marchamos’, ellas exigen la “libertad religiosa, libertad de manifestación pacífica y libertad de expresión”.

Precisamente este domingo reanudan su activismo callejero e intentarán llegar a las iglesias, porque desde la visita del presidente de EE. UU., Barack Obama, el pasado marzo, dicen que aumentó la represión. “Las 150 damas que somos en el país no hemos podido participar en misa, ni en la iglesia de Santa Rita ni en otras iglesias de la isla”.

Soler asegura que ellas no están “de duelo” ni “de luto” y que por “táctica política” no salen a las calles el 27 de noviembre y 4 de diciembre (…) para que el régimen “no las tilde de provocadoras, de incitadoras o de oportunistas”.

Esta líder enfatiza en que los dos gobiernos de los hermanos Castro “han sido malos. Raúl es la continuidad de Fidel Castro”. Los califica de “dictadores, mafiosos, tiranos y asesinos”. Y agrega que Fidel “mandaba que nos golpearan dentro de los calabozos; Raúl Castro no, él manda a los policías uniformados que nos golpeen en las calles, cada día libera presos, pero aumenta la cifra de reos que ingresan”. La cifra se mantiene.

Respecto al deshielo emprendido entre Cuba y EE. UU., confiesa: “No estamos contentas porque Obama no condicionó a Castro. Y, en vez de empoderar a la sociedad civil, a los opositores y al pueblo, empoderó al régimen”.

En cuanto a sus expectativas ante la presidencia de Donald Trump, las Damas de Blanco desearían que él condicionara las conversaciones a “la libertad incondicional de todos los presos políticos, la libertad religiosa, unas elecciones libres, plurales sin coacción, con derecho y libertad para los cubanos”, afirma.

Respecto a la posibilidad de que Trump dé marcha atrás a las mejoras otorgadas por Obama como remesas, viajes y facilidad en las telecomunicaciones, asevera que “el dinero que dejan los norteamericanos en Cuba va a parar a manos del régimen cubano y no se sabe qué uso se le da. Estuvo la pasarela de Chanel, se filmó 'Rápido y Furioso', dejaron miles de dólares, pero ¿en qué se gastaron?”

Cuba realiza elecciones por un sistema indirecto eligiendo cada cuatro años delegados de barrios que a su vez eligen a diputados, y de ellos salen los dirigentes del Consejo de Estado y de ministros que defiende como “las más democráticas del mundo”.

De todas formas, Soler opina que “los cambios tienen que venir de adentro, cuando los cubanos seamos capaces de empujarlo, contando también con el apoyo internacional”.

La activista asegura que “Raúl no tiene voluntad de cambiar. A dos años del deshielo no hemos mejorado en nada. No deja que los inversionistas extranjeros contraten y paguen directamente a los trabajadores cubanos. Los pagos tienen que pasar por el Estado, que luego le da una migaja o un 10 por ciento. El resto va para mantenerse en el poder. Esto no lo queremos nosotros”.

Tampoco quieren que cuando Raúl Castro se retire en el 2018 le pase el poder a (Miguel) Díaz-Canel, a su nieto o a su hijo. “Tenemos derecho a elegir por las urnas a la presidenta o el presidente de nuestro país. Si nos equivocamos, tenemos derecho a volver a elegir”.

Con relación a la salud y educación, la opositora menciona que a los hospitales “tienes que llevar tu cubo (balde), tu sábana, hasta tu pastilla. Si necesitas sangre, la tienes que llevar ya donada o de lo contrario no te operan”.

Buscar

Opinión

Europa inventa un santuario

De todos los panegíricos, hagiografías, opiniones, críticas, comentarios y vaticinios que he leído en los últimos días sobre la muerte de Fidel Castro y el porvenir que le espera a Cuba detrás de la roca donde lo enterraron, me quedo con una observación que hizo enseguida Berta Soler en La Habana: “Aquí no cambia nada. La buena noticia es que tenemos un dictador menos porque Raúl es un dictador igual que Fidel”.

A la portavoz de las Damas de Blanco la asisten, a la hora de hablar del tema, quince años de experiencia de batallas en la calle y el sueño de los cambios reales y la libertad de su país, compartido con todos los grupos de la oposición pacífica, el periodismo independiente y los artistas libres.

La señora Soler y las mujeres cubanas que representa tienen ese solo compromiso y, en ese camino, han recibido siempre la violencia de la represión, golpizas arrestos, insultos, mítines de repudio, allanamientos de sus viviendas y persecución a la familia.

Leer más...

Derechos Humanos

La argumentación política de los derechos humanos

El derecho natural es una doctrina ética y jurídica que postula la existencia de derechos humanos fundados o determinados en la "naturaleza humana". Es fuente de derecho junto a la costumbre o el derecho positivo o escrito.

Todos los derechos humanos, sean éstos los derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales, son derechos indivisibles, interrelacionados e interdependientes. El avance de uno facilita el avance de los demás. De la misma manera, la privación de un derecho afecta negativamente a los otros.

La comunidad internacional, consciente de esta realidad, ha utilizado los derechos humanos como base de su argumentación de acercamiento a Cuba, cuando la realidad esconde en muchos casos otros intereses geopolíticos y económicos.

La represión en Cuba ha aumentado este año por encima de las 9.000 detenciones arbitrarias y va en aumento. La situación de los activistas de derechos humanos ha empeorado notablemente. La protección jurídica de los mismos es absolutamente inexistente y la última ola represiva ha sido generalizada.

Leer más...

Vídeos recientes

'Yo soy Fidel', gritan las turbas castristas que confrontan a las Damas de Blanco

Berta Soler Speaks Out About State-Sponsored Violence Against Activists

The World Movement for Democracy recently interviewed, Berta Soler, leader of the Ladies in White, about the struggles and triumphs of being an activist in Cuba. The Ladies in White –mothers, wives and relatives protesting on behalf of political prisoners – are frequently targets of state-sponsored violence in Cuba. Cuban authorities often arrest, and physically assault the peaceful activists during their weekly Sunday marches. Despite the government’s brutality, the Ladies in White have continued to march on, garnering support from the international community, and inspiring Cuban activists to fight for democracy. 

Ellos esperan por ti

Vídeos Damas de Blanco