All for Joomla All for Webmasters

Noticias

Enfoque sobre la realidad de Cuba y su relación con Venezuela

Deseo en primer lugar agradecer a la Subcomisión de Derechos Humanos que nos haya cedido este espacio, así como agradecer su presencia hoy  aquí,   a cuántos se interesan  por nuestros problemas y nos acompañan hoy.

Como algunos de ustedes sabrán el gobierno cubano acaba de presentar una reforma a la constitución, en una operación de lavado de cara,  que ha sido refrendada el 24 de febrero pasado. 

La pregunta ante este nuevo escenario sería entonces ¿Hacia dónde  camina  pues  Cuba?  Desgraciadamente hacia ningún sitio.  Cuba sigue siendo una dictadura que  ejerce un  férreo control sobre la población.

El 75 por ciento de sus ciudadanos no tiene ninguna fé en que esta reforma constitucional pueda mejorar sus condiciones de vida, ya que el Partido Comunista sigue siendo el supremo y único órgano  rector del país: fuera de él no existe nada.

 El resultado del referendo estaba ya fijado de antemano.  Todos sabíamos que no sería aceptado  un rechazo superior al 20%,  como así fue.  

Aun así, en las condiciones que vive el país, consideramos muy positivo que más de 2 millones de personas se hayan atrevido a rechazarla. Las propuestas y enmiendas presentadas por nuestras organizaciones, fueron totalmente desatendidas.

Actualmente,  en Guantánamo, 150  jóvenes han sido detenidos   por querer abandonar el país.   Han sufrido grandes palizas como medida ejemplarizante para desanimar a otros.

Dadas las condiciones actuales y las malas perspectivas que existen, el gobierno teme un éxodo masivo  que ponga en evidencia una vez más, el fracaso del sistema.  El código penal contempla pena de tres años para los acusados por salida ilegal.

Los allanamientos de morada sin orden judicial, y las amenazas a los disidentes son constantes:  como ejemplo tenemos las 415 detenciones arbitrarias, acreditadas por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos en el mes de febrero.

Por otro lado,  todos los domingos, un promedio de 20 Damas de Blanco, de diferentes provincias, son arrestadas al ir a la iglesia bajo el supuesto delito de “desacato a la autoridad”.

Las detenciones son de formato corto, es decir dos o tres días, pero recurrentes todas la semanas.  Sólo pasan tres o como mucho cuatro días, con sus familias y luego de nuevo a los calabozos.   Las amenazas  familiares  son constantes.  La situación personal se vuelve insostenible.

Aunque las autoridades, en aras de mejorar su imagen hacia el exterior,  no desean en las actuales circunstancias encarcelamientos de larga duración tenemos a Eduardo Cardet,  condenado a tres años de prisión.  Lleva en la cárcel dos años sin ningún beneficio penitenciario contemplado por la ley. 

Tenemos a cinco Damas de Blanco cumpliendo condenas entre 1 y 4 años y medio.   El delito siempre el mismo: desacato a la autoridad.

En Cuba siguen en las cárceles 140 presos políticos perfectamente documentados.  Muchos llevan más de 15 años presos.

Llevamos alertando desde hace tiempo que el gobierno de Cuba ha sido y  y es un problema, no solo para nosotros los cubanos, sino  para la Comunidad Internacional.

 Esta denuncia no ha sido debidamente atendida en el tiempo. Algunos sectores han sido muy complacientes con este régimen dictatorial, por cercanía ideológica u otros motivos que desconocemos.

Esta actitud laxa le con Cuba le  ha permitido a Cuba y a sus socios una total impunidad permitiendo, en la región,  su infiltración en otros países.   Estamos pagando ahora las graves  consecuencias.  

La situación que vive Venezuela, nos afecta a todos. Tenemos en mente la “Crisis de los Misiles” de 1962.  Hay quienes dirán que no estamos en la época de la Guerra  Fría,  pero la historia nos demuestras que los hechos se repiten.  No tenemos más que mirar por ejemplo, lo sucedido en el continente Europeo, en el pasado siglo XX , con dos Guerras Mundiales.

  De nuevo tenemos el imperialismo Ruso en territorio extranjero, imponiendo su presencia.  ¿Dónde está el rechazo, o las acciones internacionales a esta intervención?  No cesamos de escuchar el rechazo a cualquier tipo de intervención extranjera, pero de la presencia Rusa y Cubana específicamente,  se escucha poco o casi nada.  ¿Es que tienen patente de Corso?  Para nosotros los cubanos es muy triste y doloroso, porque sabemos lo que le espera al pueblo venezolano si esto no resuelve debidamente.

¿Qué  derecho tiene Cuba a ejercer el control sobre un país vecino, con todo el daño ocasionado,  sólo por su propia supervivencia?   Sabemos que el SEBIN está controlado por la inteligencia cubana  que es la institución responsable de la represión y torturas en las cárceles venezolanas.

 Como cubanos nos avergüenza,  pero nos avergüenza más que por parte de algunos no se condene con la suficiente contundencia esta injerencia.  No denunciar una realidad, por otro lado debidamente contrastada,  duele.  No es ya una cuestión de ideas políticas,  de derechas o izquierdas es una cuestión de humanidad  y solidaridad.

Sin menoscabo de que la UE es una gran potencia econóica, la fuerza real de Europa se basa en ser la cuna de la democracia, y, debería de ser su entusiasta guardiana.

Los mandatarios de los países democráticos parecen olvidar u obviar la naturaleza de estos regímenes, lo cual queda de manifiesto  cuando vemos a sus dignatarios amigablemente con los mandatarios cubanos en sus visitas.  No hacen más que reforzarlos.

 Los pueblos europeos que  han sufrido  las dictaduras  saben de este sufrimiento y  también son conscientes de que “no se puede poner al lobo a cuidar de las ovejas”  y esto es lo que viene ocurriendo con el Acuerdo Bilateral.

El principal objetivo del Acuerdo Bilateral es promover la democracia y los derechos humanos, pero no ofrece apoyo o no puede ofrecer apoyo a los defensores de derechos humanos.  ¿Si aportamos los recursos a un gobierno inmovilista que no comparte nuestros valores ni cree en el respeto a los derechos humanos, cómo entonces ayudaremos a los demócratas cubanos?  Estos gobiernos utilizan los recursos a su favor en detrimento de la población.

Entendemos que existe un problema jurídico para la aplicación del Acuerdo,  ya que al no existir en Cuba liberta de asociación, los grupos que trabajan en aras de las libertades no están debidamente registrados.  Es decir, son ilegales, pero existen mecanismos de ayuda a través de terceros. El Acuerdo debería de tomar en cuenta este inconveniente y explorar esta vía en la que tenemos experiencia.  Este es el camino.

Un apunte más para no extenderme mucho, las empresas extranjeras que trabajan en Cuba en connivencia con el gobierno, violan sistemáticamente los convenios de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) de los que son signatarios.

Sin el respeto a un salario digno y a los derechos del trabajador estamos promoviendo un Capitalismo de Estado que no beneficia ni empodera a la población que queda cautiva del gobierno.   Debería de ser una exigencia el debido cumplimiento de estos convenios.  Es un tema que  no solo preocupa sino que  escandaliza.

La oposición cubana, a pesar de todo lo vivido,  ha dado muestras sobradas de su espíritu pacífico y democrático y con este talante seguiremos trabajando para conseguir juntos el camino trazado que no es otro que liberar al país del yugo que lo atenaza.   

El gobierno sabe que está actuando mal. Por nuestra parte  seguiremos defendiendo con firmeza y sin rencor  nuestros principios.  Esta actitud es la que nos hace confiables.

Muchas gracias.